Sin duda aquello que le da vitalidad a un partido es el empuje del hambre, las ganas, la iniciativa, el convertirse y transformarse en solucionadores, no encuentro palabras para describir más a fondo lo que sucedió con Morena en La Paz durante la pasada campaña electoral. Habían pasado los primeros 15 días de campaña aproximadamente a 19 de abril y el liderazgo de Victor Castro era nulo, apenas en esta fecha se realizó la primera reunión para ponerse deacuerdo que iban a hacer durante la campaña electoral. Sin embargo el corazón de Morena que bombeo litros y metros cúbicos completos de transfusión de Sangre era el hambre y la esperanza del liderazgo de Sergio Polanco, por que sin duda fue alguien que se trago al partido y que le quedó guango por que era más su emprendimiento que él tenía pero solo no podía.

Gastronómicos tiene hambre, ahora le tocó a ellos ser el corazón de Morena, que sin duda fueron durante la campaña de lo poco rescatable a cargo del liderazgo del Capitán Alberto Renteria, pero que se necesitaban más de dos líderes para llevar a la Victoria a este Partido. Sergio «El bailador» puso a bailar a los gastronómicos al ritmo de su entusiasmo, hace falta que Sergio Polanco se recupere pronto de esa decepción que tiene guardada dentro de él, por que no han dado la cara todavía algunos para darles explicaciones por que desaparecieron los últimos días de elección y que ni chanza de reagruparse hubo, parecía un complot como dice «El peje». Capitán Alberto debe tomar muy en cuenta que si alguien merece una «Pluri» es Polanco por que como atlas se echo el partido a los hombros, sin embargo ahora Gastronómicos son el corazón de Morena y Victor Castro esta donde más le conviene y donde puede ayudar más al Partido de Andrés Manuel. Si Renteria quiere darle rumbo a Morena deben empezar a afiliar nuevas generaciónes de luchadores sociales  y no hacer  caso de esos políticos viejos y rancios que quieren emigrar a Morena por que bien lo dice el dicho «En un barco a la deriva las ratas brincan primero» y digamos que el PRD se encuentra a la deriva entonces Capitán Alberto debe cuidar bien la cubierta de su barco. Por que ahora más que nadie el puede marcar un rumbo diferente por que tiene a todo un sindicato que meterá las manos al fuego por su líder. 

image

Dirección General

Administrador