Al concluir la Jornada Nacional de Sana Distancia lo que sigue es el Autocuidado para reducir los riesgos de contagio del coronavirus, que al parecer llegó para quedarse, al menos hasta que se encuentre una vacuna.

Mientras tanto, cientos de sudcalifornianos de todos los municipios salen a las calles a enfrentar la NUEVA REALIDAD empujados por una necesidad económica que ya no podía postergarse más y en la que poco a poco se irá conociendo lo que los gobiernos municipales hicieron o dejaron de hacer para enfrentar la pandemia,  las acciones y políticas públicas que implementaron u omitieron para mitigar la crisis económica y de salud pensando en beneficio de sus gobernados.

En el caso de LORETO, da gusto saber que la alcaldesa ARELY ARCE PERALTA se encuentra bien y goza de buena salud, al dejarse ver en reuniones como la Mesa de Seguridad con autoridades de los tres niveles de gobierno, reunión  que se llevó a cabo el día de ayer en el puerto de la capital histórica de las Californias.

Y es que, mientras los loretanos vuelven paulatinamente a las actividades permitidas por las autoridades de salud, se cuestiona y manifiesta en redes sociales la AUSENCIA de la alcaldesa Arce Peralta en los momentos más críticos de la crisis que provocó el COVID-19 o coronavirus en los casi dos meses y medio que duró el confinamiento, lo cual se reflejó en la nula presencia y falta de empatía para con los ciudadanos loretanos.

Empresarios, actores políticos y medios de comunicación locales han dado cuenta de la falta de habilidad política de la alcaldesa que optó por encerrarse a piedra y lodo en su domicilio particular mientras trascurría la pandemia y las familias respetaban el confinamiento, los negocios no esenciales cerraban y las construcciones se suspendían. Bueno, solo las que no eran de los amigos, las de los cuates realmente nunca pararon. Algo que realmente los loretanos no terminan de entender.

Esperemos que este tropiezo de la alcaldesa Arely Arce no empañe el trabajo que ha realizado al frente de la comuna loretana. O que su actuar no se deba a dejarle protagonismo a su esposo y  presidente del DIF municipal en su alocada aspiración por algún cargo público en el próximo proceso electoral.

 Lo que si queda claro es que ahora que ha vuelto la presidenta ARCE PERALTA podrá explicar el porqué de su ausencia en el momento en  que la ciudadanía y la sociedad loretana necesitaba de la presencia  de sus autoridades y  podrá, por otra parte,  hacer frente  y solventar  las inconsistencias encontradas en el proceso  de revisión y fiscalización de la Auditoria Superior del Estado a la cuenta pública municipal del año 2018, en la que observó la falta de comprobación de 19, 261,339.99 (Diecinueve Millones Doscientos Sesenta y un Mil Trescientos pesos 99/100 MN) Y aún falta la del 2019. De eso ya daremos cuenta, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com

Dirección General

Administrador