El enemigo silencioso que representa el COVID-19, o coronavirus, no respeta posición social, edad, actividad laboral o ideología política. Principalmente afecta a la  población con ciertas características de vulnerabilidad pero, en general, nadie está a salvo de contagiarse.

La clase política no está exenta, como lo hemos podido constatar a lo largo de estos cuatro meses en los que el país y por supuesto Baja California Sur han sufrido los efectos del coronavirus; Gobernadores, como el caso de Omar Fayad (PRI), Adán Augusto López (Morena) o Francisco Domínguez (PAN); Miembros del gabinete presidencial, Arturo Herrera (Hacienda) o Zoe Robledo (IMSS) así como Senadores y Diputados Federales, nadie está exento.

La actividad propia de quien ostenta un cargo público, por más medidas que tome, siempre representará un riesgo. Tal y como lo anunció en sus redes sociales el alcalde de  La Paz Rubén Muñoz Álvarez al confirmar que dio positivo a una prueba de coronavirus, razón por la cual deberá resguardarse para proteger su salud y la de su familia.

De este lamentable hecho, así como el de cientos de sudcalifornianos que han contraído ese padecimiento, debemos reflexionar que no podemos bajar la guardia, que debemos continuar con las medidas que han marcado las autoridades en materia de salud y que para nada es un juego el coronavirus y sus terribles consecuencias.

En lo que concierne al servidor público, al político, Rubén Muñoz Álvarez deberá mantenerse en la sana distancia pero al pendiente del trabajo de la administración municipal que representa. Lamentable que tenga que bajar el ritmo de sus actividades donde ya se empezaba a encarrerar en temas de interés ciudadano como los servicios públicos (recolección de basura o alumbrado), obras públicas (re encarpetado de calles), incluso el tema del agua potable que tanta falta le hace a la ciudad en el que ya estaban trabajando en estrategias para abatir el desabasto que hemos padecido en las últimas semanas.

El alcalde paceño podrá concentrarse en recuperar su salud con la confianza de contar con un gran equipo de trabajo profesional que lo ha acompañado en las tareas de la administración pública municipal, entre los que destacan el Secretario General Alejandro Mota, el director de Servicios Públicos Miguel Meza, el oficial Mayor Dionicio Silva Bustamante y el director de desarrollo Manuel Cota Cárdenas y Eduardo Van Wormer director de turismo entre otros. Por ese lado está garantizada la continuidad de los trabajos de ayuntamiento de la capital del estado.

Sin duda el alcalde Rubén Muñoz saldrá bien librado de este contratiempo (le deseamos pronta recuperación) y podrá retomar sus actividades de proyectos presentes y los que tenga para el futuro. Recuperar su salud beberá ser su principal ocupación. De lo demás, de lo demás ya hablaremos. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosypefilesbcs@gmail.com

Dirección General

Administrador