«El número de personas infectadas no se ha detenido. Tampoco los lamentables fallecimientos que suman ya 95 y que, de haber prevalecido la prudencia, responsabilidad y solidaridad, muchos de ellos seguramente se hubieran evitado.

Aun cuando en los municipios de Los Cabos y Comondú comienzan a verse datos alentadores, si bien no de disminución pero sí de estabilización de los contagios, las cifras siguen siendo claras e insisten: no estamos atendiendo puntualmente las medidas dictadas; por el contrario, muchas familias se hacinaron en nuestras playas, cada vez hay más reuniones de amigos o familiares, asistimos a lugares cerrados donde hay aglomeración de personas y no se puede guardar la sana distancia, además sin usar cubrebocas o, cuando lo utilizamos, no lo hacemos correctamente.

A inicio del mes de junio, teníamos hospitalizadas en promedio a 30 pacientes por coronavirus. En estos primeros días de julio, la ocupación ha crecido a 103. Una historia similar se presenta en el uso de ventiladores cuya disponibilidad disminuye en la medida que los contagios crecen

Hace algunas semanas les anuncié la adquisición de 24 ventiladores y monitores adicionales. Hoy, debido al incremento de contagios y hospitalizados nos vimos en la necesidad de hacernos de 25 equipos adicionales en la Secretaría de Salud, 16 más en el IMSS y 6 en el ISSSTE, para atender debidamente la contingencia. En total, en todo el estado contamos con 235 ventiladores.

Si bien es cierto nuestra capacidad hospitalaria y equipamiento se ha incrementado considerablemente, al ritmo que vamos, nuestro sistema de salud podría pronto comenzar a saturarse. La respuesta no puede ni debe ser seguir abriendo más camas para COVID y adquirir más ventiladores.
El tema no es solo que no se cuente con los recursos financieros, sino que, especialmente, se ha agotado ya, por falta de disponibilidad de personal especializado, la posibilidad de contar con más recurso humano; es decir, más médicos y enfermeras que puedan atender a enfermos adicionales por parte de las instituciones del sector salud.

La visión de la sociedad debe de cambiar. No podemos, en Baja California Sur, por irresponsabilidad, por falta de solidaridad, escribir una historia de terror, tristeza y desolación como la que hemos observado en otros lugares donde por falta de capacidad instalada, la gente ha muerto a manos del coronavirus sin poder recibir atención médico – hospitalaria.» puntualizó el Gobernador Carlos Mendoza Davis.

Dirección General

Administrador