En el Partido Acción Nacional que dirige en la entidad Carlos Rochín Álvarez los tiempos se acortan para llegar preparados al proceso electoral del 2021 y es, sin duda, una tarea en la que está concentrado el líder del panismo local.

Fortalecer las estructuras internas es una labor inmediata e inminente para estar en la posibilidad de enfrentar su proceso interno, en el que participará la militancia albiazul en la búsqueda de las candidaturas con las que habrán de competir en una elección que será sumamente disputada y en la que no habrá margen para el error.

Rochín Álvarez tiene clara la película, sabe de sus fortalezas y conoce sus debilidades. Tiene claro también contra qué o quiénes se habrán de enfrentar. Por eso es importante tomar en cuenta que Acción Nacional es un partido  de estructuras, de militancia, un instituto político que construye alianzas primeramente con la ciudadanía y no es, de ninguna manera, un movimiento de caudillos.

Esa es quizá su mayor fortaleza. Acción Nacional desde sus inicios y hasta que lograron ganar la presidencia de la república en el año  2000, se caracterizó por ser la oposición al régimen gobernante con una visión humanista que buscaba el bien común; y es ahora cuando más deben renacer esos principios para no repetir los errores del pasado reciente que le abrieron las puertas al movimiento de regeneración nacional en el proceso electoral del 2015.

Es cierto y lo ha dicho en repetidas ocasiones Carlos Rochín Álvarez, que donde  gobierna el PAN la gente vive mejor, pero también es cierto que en épocas electorales no basta con hacer buen gobierno, no basta con mantener los mejores niveles de  empleo o crecimiento económico si como partido no se es capaz de construir alianzas: con los ciudadanos a través de propuestas claras y proyectos que beneficien a la sociedad y con otras fuerzas políticas que den margen a la competencia electoral en un momento en el que los partidos políticos han caído en el descredito. En ese sentido, me parece que el dirigente panista también sabe dónde está parado y se encuentra abierto a explorar esa posibilidad de conformar una gran alianza con otras fuerzas políticas sin distingo de colores.

Porque si algo está debidamente claro es que la madre de todas las batallas será entre el partido gobernante en lo local (PAN) y el que gobierna a nivel federal (Morena); pero tendrá un ingrediente adicional que será  el golpeteo, el señalamiento y el descrédito mediático  que desde el propio gobierno federal se ha orquestado en contra de los partidos políticos  y que una parte de la sociedad, independientemente de los resultados de gobierno, ha comprado o ha hecho suyo.

Acción Nacional deberá entonces postular sus mejores hombres y mujeres y deberá encontrar el mensaje que devuelva la confianza de la ciudadanía hacia el proyecto del PAN. Cuidando, como hasta ahora lo ha hecho Carlos Rochín, la unidad  del panismo de Baja California Sur. Esa es la asignatura por realizar si el PAN quiere retener el poder político en nuestro estado. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com

Dirección General

Administrador