En política, como en el ejercicio de gobierno, siempre será más fácil destruir que construir. Para lo primero se necesitan ganas de fastidiar, para lo segundo se requiere talento, eficacia, eficiencia en la gestión pública y sobre todo voluntad para hacer aquello que beneficie a la sociedad.
Para el municipio de Los Cabos – en particular para el puerto de Cabo San Lucas – resolver el grave problema de falta de agua potable en trece colonias populares es prioritario e inaplazable. El gobierno municipal que encabeza la alcaldesa Armida Castro lo tiene muy claro y por ello ha trabajado de manera puntual con las diferentes instancias de gobierno para hacer realidad el proyecto de una desaladora.
Las gestiones de la alcaldesa, tanto en el ámbito federal como en el estatal, son evidentes e incluso han recibido el apoyo incondicional por parte de presidencia de la república para la realización de dicha obra que tendrá un beneficio directo en la población sanluqueña.
Llegar hasta este punto en el que solo falta una aprobación por parte del congreso del estado no ha sido sencillo -de ahí que al inicio de este espacio mencioné que no es fácil construir- pero la alcaldesa Armida Castro se ha concentrado en avanzar paso a paso en la que puede ser la obra más importante de su administración, resolviendo el añejo problema de la falta de agua en Cabo San Lucas y además abonándole al desarrollo de la zona de mayor crecimiento y desarrollo turístico del estado.
Para decirlo de manera clara, la inversión para que Cabo San Lucas tenga una nueva desoladora prácticamente está en espera de ser liberada. El Organismo Operador Municipal de Agua Potable de Los Cabos aprobó sus cuentas públicas y, aunque hay señalamientos por parte de algunos diputados, las cuentas del organismo en la administración municipal que encabeza Armida Castro no presentan ningún problema. De igual manera, el Cabildo cabeño en su mayoría aprobó el proyecto de la desaladora que estima abastecer 250 litros de agua potable por segundo a CSL.
El recurso financiero espera, aunque no esperará para siempre ya que la Secretaría de Hacienda tiene sus tiempos para la asignación y ejecución del presupuesto. Así que la carrera ya es contra reloj en un escenario donde la alcaldesa Armida Castro se ha dedicado a construir e impulsar un proyecto con alto sentido social pero ahora el balón están en la cancha de los diputados locales, del congreso del estado que, para colmo, se encuentra envuelto en conflictos internos de carácter legal. Así que solo resta esperar que se imponga el bien común por encima de intereses personales. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…
Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com

Dirección General

Administrador