La Secretaría de Salud de la Entidad entregó las primeras tres altas médicas de la Unidad COVID-19 del sanatorio María Luisa de la Peña, que fue habilitada meses atrás por el Gobierno de Baja California Sur como parte de su programa de reconversión hospitalaria. Se trata dos pacientes masculinos de 59 y 60 años, así como una femenina de 31 años de edad, quienes egresaron de ese espacio tras superar la infección infecciosa.

En primera instancia estas personas estuvieron ingresadas en el Hospital General con Especialidades Juan María de Salvatierra y una vez que superaron la etapa más crítica de la enfermedad fueron trasladadas al área COVID del sanatorio para cursar su convalecencia, hasta que pasados unos días los médicos consideraron que ya podían ser llevados a su domicilio por no existir riesgo, indicó el secretario del ramo, Víctor George Flores.

“Esta unidad funciona como un área de convalecencia, a la que son ingresados pacientes que requieren vigilancia médica por problemas asociados a la enfermedad, pero que no son de gravedad, así como personas que enfrentaron una fase aguda del padecimiento, pero que ya están en proceso de recuperación”, explicó el funcionario estatal.

Se determinó seguir ese esquema de operatividad para dar vigilancia médica y cuidados a personas que carecen de toda derechohabiencia y que tuvieron un desarrollo crítico de la infección, con la finalidad de favorecer su restablecimiento con una mejora funcional y contribuir con esto a su integración al entorno habitual.

Este espacio cuenta con un total de 35 camas hospitalarias y con equipo para atender a pacientes respiratorios. La zona del sanatorio donde se ubica el área COVID fue rehabilitada y provista de instalaciones adecuadas para dar servicios terapéuticos a enfermos no graves, explicó el secretario de Salud al puntualizar que hasta el momento se han recibido a seis pacientes en esas instalaciones.

Dirección General

Administrador