Como parte de las acciones emprendidas para proteger a las familias sudcalifornianas de enfermedades que los animales pueden transmitir a los seres humanos, la Secretaría de Salud de la Entidad llevará a cabo acciones de vacunación canina y felina contra la rabia, con la expectativa de lograr una mayor participación ciudadana con base en la cultura del dueño responsable de mascotas.

Estos trabajos se realizarán del 20 al 26 de septiembre, en el marco de la Jornada Nacional de Vacunación Antirrábica Canina y Felina, y derivado de la contingencia por COVID-19, este año se llevará a cabo mediante brigadas que se desplazarán en unidades móviles a las colonias, donde efectuarán perifoneos para notificar a la población. Los trabajadores de la salud, quienes utilizarán equipo de protección personal durante el desarrollo de esta labor, se identificarán mediante el uso de uniforme y credenciales oficiales, indicó el titular del ramo en el estado, Víctor George Flores.

Esta modalidad se planteó con el objetivo de evitar aglomeraciones y cuidar la salud de los ciudadanos y del propio personal, señaló el funcionario al agregar que, de igual manera, se establecerán algunos puntos fijos en centros de salud para acercar este servicio donde no sea posible efectuar recorridos, mismos que serán dados a conocer mediante la paginas de internet y redes sociales de la institución.

En ese sentido, George Flores hizo el llamado a los propietarios de mascotas que decidan acudir a los módulos de vacunación, lo hagan con las debidas medidas para prevenir el coronavirus, como es el uso de cubre bocas, respetar la sana distancia y evitar ir acompañado de personas consideradas como grupo de riesgo, en este caso adultos mayores, mujeres embarazadas, personas con enfermedad crónica.

Finalmente, el funcionario estatal recalcó que, este tipo de campaña, es clave para evitar que la rabia sea transmitida por animales domésticos a las personas, puntualizando que los perros y gatos pueden vacunarse a partir del primer mes de edad, con un refuerzo a los tres meses de la primera vacuna y luego una aplicación al año, “es prioritario llevar a las mascotas con collar y correa, y en caso de que la mascota sea agresiva, es necesario llevar un bozal para el momento de aplicar la inmunización”, señaló.

Dirección General

Administrador