Los integrantes de la Fracción Parlamentaria del Partido Encuentro Social (PES) en el Congreso de Baja California Sur conformada por las diputadas Lorenia Montaño Ruiz, Perla Flores Leyva y el Diputado Rigoberto Murillo Aguilar, presentaron una iniciativa que busca fortalecer el derecho de los padres de familia a escoger y decidir el tipo de educación de sus hijos con base en sus valores, y mediante la incorporación del “Pin Parental” en la Constitución estatal.

En sesión del 19 de noviembre, la propuesta fue presentada en tribuna por la diputada Lorenia Montaño Ruiz, quien dio lectura a la iniciativa que en su exposición de motivos argumenta que “la educación está amenazada por la incursión de ideologías que perturban el buen desarrollo y el correcto perfeccionamiento de la personalidad humana de las niñas y niños sudcalifornianos”.

La propuesta expone que el Estado no puede obligar a los padres de familia a que sus hijos reciban una educación contraria a sus convicciones éticas y valores, por lo que solicitan que mediante reforma de los artículos noveno y décimo de la Constitución estatal, cualquier contenido que vaya a impartirse a los niños sea mediante conocimiento y autorización previa de los padres de familia o tutores, siendo esto, solo por el hecho de respetar el derecho correlativo e inalienable como padres a decidir la educación de sus hijos.

De este modo, en la propuesta de reforma al artículo noveno incorpora el concepto de Pin Parental cuando “los padres, tutores o quienes ejerzan la patria potestad, tendrán derecho a expresar a la autoridad educativa, tanto pública como privada, su consentimiento previo y por escrito para revisar y evaluar el contenido de las actividades dentro del proceso educativo, a través del que habrá de darse a sus hijos a través del Pin Parental, principalmente en temas que “afecte cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre sexualidad…”.

En ese sentido se entiende por el Pin Parental, a la solicitud de los padres o tutores, dirigida a los directores de los planteles en los que estudian sus hijos, a través del cual se pide, se informe previamente, y se autorice de manera expresa y por escrito la participación o presencia de los hijos en cualquier materia o actividad que afecte cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad del hijo, de tal modo que como padre, madre o tutor pueda conocerlas y analizarlas de antemano y con base en ello dar su consentimiento o no, para que el hijo asista a dicha formación.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Educación para su análisis y elaboración de dictamen correspondiente.

Dirección General

Administrador