El presidente Andrés Manuel López obrador tomó la bandera de la lucha contra la CORRUPCIÓN como uno de los ejes centrales de su gobierno. Hasta ahora esa cruzada solo ha sido contra la del pasado, sin embargo, hoy por hoy en este gobierno del cambio, también la hay.

Y no es precisamente necesario que un funcionario público del actual gobierno se lleve maletas llenas de dinero y se enriquezca para que se compruebe la corrupción. Aquí en Baja California Sur el ejemplo está más que claro y ha sido denunciado por meses con el ejercicio abusivo de funciones del entonces delegado de bienestar.

En general varios de los super delegados del gobierno federal en los estados fueron denunciados de corrupción y mal uso de los recursos públicos, incluso investigados y señalados ante la Secretaría de la Función Pública (120 denuncias en el 2020). Víctor Castro Cosío, el ex super delegado y ahora aspirante de morena por la candidatura a la gubernatura, fue señalado en su momento por presuntamente usar recursos públicos para promover su imagen y acercarse a la población con el pretexto de la entrega y supervisión de recursos de los programas sociales de la dependencia a su cargo.

Pues bien, no termina de sacudirse ese lastre el maestro jubilado cuando otro escándalo aparece en escena, ahora desde el interior del mismo movimiento. El senador de morena Ricardo Velázquez Meza, trae bajo el brazo la carpeta de un presunto acto de desvío de recursos públicos a favor de la candidatura del ex delegado de Bienestar. La denuncia es hacia uno de los operadores políticos de Víctor Castro, específicamente a la figura del delegado de Pesca en Baja California Sur, Juan Luis Rojas Aguilar, quien es acusado por el senador Velázquez Meza de no haber dispersado al 100 por ciento los apoyos del gobierno federal para los pescadores y el sector acuícola de Baja California Sur.

Los pescadores de la zona norte del estado, quienes no han recibido el dinero de los apoyos al cien por ciento – aun cuando el discurso del gobierno federal y de Víctor Castro es que los recursos se entregan de manera directa y sin intermediarios- piden al funcionario federal Lic. Juan Luis Rojas Aguilar, comisionado de CONAPESCA en Baja California Sur, “enfocarse en su encomienda y dejar de hacer proselitismo con miras al 2021, al destinar el tiempo durante el desarrollo de actividades propias de su encargo a temas político electorales, mediante la difusión de mensajes tendientes a la obtención del voto a favor de algún servidor público o de algún tercero; a la mención de que un servidor público aspira a ser candidato así como de alguna fecha de proceso electoral futura”.

Vaya pues, Juan Luis Rojas Aguilar hace proselitismo como operador político del aspirante de morena a la gubernatura Víctor Castro, utilizando recursos públicos. ¿Quién podría imaginarse semejante costal de corrupción?  

En relación a los hechos, el senador Ricardo Velázquez ha solicitado al pleno del Senado la comparecencia del titular de CONAPESCA, Raúl Elenes Angulo, ante la máxima tribuna de la nación para que se aclare lo conducente y se esclarezca en dónde quedaron los fondos de los apoyos pesqueros y se aclare si los fondos de BIENPESCA se utilizaron para otro fin.

Como quiera que sea, el que queda mal parado es Víctor Castro Cosío, el aspirante a la candidatura de morena. Ya sea que de manera personal se le señale de utilizar recursos públicos para promocionar su imagen o que un operador político –en este caso el titular de CONAPESCA en BCS- desvíe recursos en apoyo para proyectos políticos como el del maestro jubilado, el LASTRE de la CORRUPCIÓN lo persigue. Así las cosas, ya veremos qué sucede. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com

Dirección General

Administrador