En el partido Movimiento de Regeneración Nacional (morena) en Baja California Sur, una vez que se designó por dedazo (encuesta simulada) al virtual candidato a la gubernatura Víctor Castro Cosío, el puchas, los otros actores políticos de relevancia de ese partido han tomado distancia y no precisamente sana ni con ánimos conciliadores.

Para nadie (ni para los propios seguidores puchistas) es una sorpresa que en morena se dio una imposición del comité nacional al nombrar a Víctor Castro como el precandidato a la gubernatura. Tampoco es sorpresa el modo como han reaccionado al interior del grupo del maestro jubilado y senador con licencia haciendo gala de su indiferencia y arrogancia ante quienes no resultaron favorecidos con la cacaraqueada encuesta.

A fin de cuentas, lo anterior no es otra cosa mas que el reflejo de cómo piensa y actúa Víctor Castro, a quien no le importan las sumas pues jamás ha sido capaz de formar equipos, basta recordar que en su época de líder magisterial siempre fueron dos o tres los allegados entre los que rolaban la dirigencia sin darle oportunidad a otros compañeros. De ese modo se puede explicar que el maestro jubilado piense que no necesita de otras fuerzas que convergen al interior de morena y que, dicho por la propia gente de Castro Cosío, “si morena gana será por él y si pierde también que sea por él”. De cualquier modo, sabe que puede regresar al senado de la república.

De tal suerte que para Víctor Castro y su equipo las sumas no están en su radar para enfrentar el proceso electoral, al menos no al interior de morena donde prefiere las restas y las divisiones.

 De los alcaldes de La Paz, Rubén Muñoz Álvarez, y de Los Cabos, Armida Castro Guzmán, ya fuimos testigos de su actuar. Cautos, razonando sus movimientos, juegan el ajedrez político como quien está seguro de pertenecer a un proyecto nacional. Conscientes de aquel dicho que expresa “que en política el que gana no lo gana todo y el que pierde no lo pierde todo”, ambos alcaldes se han manifestado en pro de la unidad de su partido, pero sobre todo que su apuesta es por el fortalecimiento de lo que denominan la cuarta transformación. Incluso para sorpresa de muchos Rubén Muñoz ratificó su lealtad al presidente de la república y líder del movimiento, no se fue de morena como mal calcularon algunos.

Tanto Rubén Muñoz como Armida Castro tienen proyecto en Morena. Un proyecto que trasciende la candidatura a la gubernatura. Muy probablemente veamos a la alcaldesa cabeña de candidata a una diputación federal, la posible reelección es descartada al no haber hecho la solicitud correspondiente y el periodo para hacerlo ya venció.  De parte de Rubén Muñoz fue claro en sus declaraciones de media semana de que se queda al frente de la administración municipal de La Paz, al menos por el momento.

Así las cosas en morena BCS, donde algunos ilusos piensan que no importan las sumas. Donde al maestro jubilado le siguen gustando más las restas y las divisiones olvidando el factor importante de las multiplicaciones. Quizá ya es tarde pa´ que aprenda.  Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com

Dirección General

Administrador