Al dirigente estatal del movimiento de regeneración nacional (Morena) en la entidad ALBERTO ARNOLDO RENTERÍA SANTANA se le cayó la máscara y ante los ojos de la ciudadanía quedó expuesto tal como es: Un político misógino que ejerció violencia política en razón de género en contra de la alcaldesa Armida Castro Guzmán.  

Así quedó plasmado en la sentencia emitida por el Tribunal Estatal Electoral en cuyo resolutivo se estableció que el líder, a través de diversas manifestaciones públicas en redes sociales y entrevistas a medios de comunicación, cometió “violencia simbólica” al afirmar que la alcaldesa era una opción “poco competitiva” para contender en Los Cabos, por lo que se acreditaría la candidatura a un varón.

En un momento en la vida política del país en el que los derechos político electorales de las mujeres se han visto violentados, el tribunal marcó un precedente para frenar con esa práctica y mostró cero tolerancia al sancionar a RENTERÍA SANTANA con una multa, disculpa pública y un apercibimiento para que se abstenga de hacer cualquier declaración que pretenda perpetuar estereotipos de género afectando directamente la participación política de las mujeres.

La resolución del Tribunal Estatal Electoral desenmascara la realidad que se vive al interior de morena en relación a la violencia política de género y queda más que claro que la intención de Alberto Rentería Santana era dejar fuera de la jugada por las candidaturas a la alcaldesa de Los Cabos. Del mismo modo, el seudo líder de morena queda expuesto como juez y parte en el reparto de candidaturas ya que, al descartar a la alcaldesa, fue evidente su favoritismo por el aspirante a la candidatura por la presidencia municipal cabeña por la alianza morena- PT Oscar Leggs, ignorando el principio de imparcialidad del que debe dar ejemplo.

Seguramente Rentería Santana buscará culpables, echará culpas y señalará a sus adversarios de querer desprestigiarlo. Pero nada de lo que diga o haga podrá cambiar el hecho de que fue encontrado responsable de cometer violencia política en razón de género y eso debe preocupar a los ciudadanos y ciudadanas porque ya parece una constante en el partido que representa. El ejercer violencia contra las mujeres pareciera estar en el manual de morena para ser dirigente o candidato, ahí está el caso de su precandidato a la gubernatura de Guerrero -Félix Salgado Macedonio- señalado por cinco mujeres por supuestos abusos sexuales.

Muy caro le saldrá el chistecito a Alberto el atravesado Rentería. Por un lado, será ingresado al Registro Nacional de Personas Sancionadas en Materia de Violencia Política en Razón de Género lo cual le impedirá ser candidato, como era su intención, a una diputación federal.

Por otro lado, queda expuesto sin máscaras como un político machista y misógino al que no le importa pisotear los derechos de las mujeres con tal de servir a sus amos. El dilema será ahora para las mujeres, para la base femenina del partido que apoyan el movimiento de regeneración nacional, ¿Qué hacer cuando desde la misma dirigencia se les traiciona?  Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com

Dirección General

Administrador