Caminante no hay camino, se hace camino al andar, es un verso popular de la autoría del poeta español Antonio machado que no tiene otro significado que el de expresar que en la vida no hay nada establecido y que en el transcurso del viaje cada quien es el constructor de su camino y, por supuesto, responsable de las huellas que deja en él. 

En política no es muy diferente y quienes se dedican de manera profesional a ejercer el arte de servir también tienen que construir paso a paso el camino que habrán de recorrer, muchas veces a contra corriente y otras tantas superando el miedo que significa salir de las zonas de confort a las que pueden llegar a acostumbrarse. 

Armida Castro Guzmán, la candidata del partido Verde Ecologista de México a la gubernatura de Baja California Sur, ha dado muestra recientemente de lo antes expresado. Con fortaleza, entusiasmo, y operación política se ha dedicado en las últimas semanas a darle forma al proyecto que encabeza.  

Abanderando la lucha de las mujeres por una igualdad de participación política, así como el ideal de un gobierno ciudadano, Armida Castro proyecta la confianza de quien tiene todo por ganar y nada que perder porque persigue un objetivo legítimo respaldada del trabajo realizado al frente de la comuna cabeña, pero también con el respaldo de ciudadanos y ciudadanas que se han sumado al proyecto verde buscando alcanzar el encargo y no los cargos públicos solo por hacerse de poder. 

De tal suerte que Armida Castro va haciendo camino al andar, sumando simpatías con la ciudadanía, impulsando perfiles profesionales que desean participar en política con la firme convicción y gran responsabilidad de representar a los habitantes de Baja California Sur. 

Bajo esas premisas se encuentra la candidata del Partido Verde Ecologista de México a la gubernatura del estado Armida Castro. Ante la oportunidad de convertirse en un verdadero proyecto que enarbole causas ciudadanas, que procure bienestar a los sudcalifornianos de manera real y no solo en discursos como ha sucedido hasta ahora en su antiguo partido Morena, donde prevalece el amiguismo, la sumisión y el entreguismo a cambio de candidaturas.  

Aun falta mucho tramo por recorrer, pero sin duda Armida Castro le dio vuelta muy rápido a la pagina del encono y el enfrentamiento recibidos en morena para dedicarse a construir, a sumar, a generar lo que ella llama fuerza de unidad para ser una opción real en la contienda electoral que está a punto de arrancar. Por lo pronto va haciendo camino. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo… 

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com 

Dirección General

Administrador