Para empezar, el dirigente Rentería Santana no supera que por segunda vez no será candidato a NADA; sancionado por el Tribunal Estatal Electoral por violencia política en razón de género, quedó impedido de aparecer en la lista de candidatos y, por si fuera poco, opera desde la ilegalidad pues al quedar inscrito por tres años en el Registro Nacional de Personas Sancionadas en materia de Violencia Política en Razón de Género no puede ostentarse como líder de morena según sus propios estatutos. 

Si a lo anterior le agregamos que después de un desaseado proceso interno para la designación de sus candidatos Morena ha experimentado la fuga de militantes y de cuadros hacia otras fuerzas políticas, se tambalea y ya empiezan a mermar la incipiente fuerza mostrada en el proceso electoral del 2018. 

Sin embargo, es precisamente la arrogancia y soberbia de quienes dirigen a Morena en BCS lo que no les permite ver la franca caída libre en la que se encuentran y ejemplos hay varios. En el municipio de Los Cabos, se dividieron por un lado al imponer a Oscar Leggs como candidato y por otro al desdeñar la participación política de Armida Castro. Lo acepten o no, su fuerza en el sur de la entidad no es lo sólido que dicen tener. 

En La Paz difícilmente puede olvidar la ciudadanía el desastroso actuar de los diputados locales. La parálisis del congreso de mayoría morenista desnuda de cuerpo entero a un partido que actúa por intereses personales y el mejor ejemplo de ello es que la candidatura por la presidencia municipal de la capital del estado fua asignada a la diputada Milena Quiroga sin más mérito que la de ser la favorita de quien encabeza el proyecto morenista en el estado. De la designación de los candidatos a diputados en los seis distritos de La Paz mejor ni hablamos. 

En Comondú Morena también se tambalea, una administración municipal mal gobernada por Walter Valenzuela acabó con cualquier aspiración de consolidar un proyecto morenista en tierras comundeñas. Por más que Alberto Rentería y el delegado nacional, el ex priista Manuel Sebastián Graniel Burelo, quieran endosar culpas la verdad es que morena no supo gobernar Comondú. Si a eso le sumamos la división y lucha por el poder al interior de morena-Comondú el resultado parece previsible. 

Morena BCS en la primera semana de la campaña electoral pinta en caída libre, basta con analizar que en su proyecto le apuestan a ponderar más la promesa que las propuestas, a descalificar, a quejarse del pasado reciente como si el estado tuviera diez años de existencia -siendo que muchos de los que hoy piden el voto ciudadano bajo la bandera de morena ya gobernaron y no con buenas cuentas-. La gente tiene memoria y no precisamente selectiva. Ya veremos qué sucede, es mi opinión al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com 

Dirección General

Administrador