VICTOR CASTRO COSÍO, candidato a la gubernatura por la alianza Juntos Haremos Historia, fue el gran perdedor del debate llevado a cabo el día de ayer entre aspirantes a la gubernatura del estado. Castro Cosío perdió el debate al momento de olvidarse de un intercambio de ideas por los señalamientos sin sustento y acusaciones falsas lanzadas en contra del candidato de la alianza Unidos Contigo, Francisco Pancho Pelayo Covarrubias.

Castro Cosío, con su finta de maestro brabucón, lanzó consignas sin pruebas, solo habladurías porque si realmente tuviera alguna evidencia estaría obligado a presentar las denuncias correspondientes o al menos exhibirlas, pero a falta de propuestas prefirió la bravata. 

De tal suerte que el candidato de morena perdió el debate, el que se dio en  Promo Medios pero también el de la calle, en el del café, en el de la sobre mesa de los hogares sudcalifornianos. Y es que el ejercicio democrático del libre intercambio de ideas y programas de gobierno entre los aspirantes le quedó grande al Puchas Castro pues simple y sencillamente no tiene una sola propuesta para Baja California Sur. 

Y es que cómo va a tener un plan para nuestro estado si se la ha pasado justificando las acciones del gobierno federal en vez de defender los intereses de nuestra tierra y ejemplos los hay varios. El candidato “que tiene buena visión” nunca vio, ni como senador ni como delegado de programas para el bienestar, que desde la federación se afectaron programas por millones de pesos. Que se recortaron programas del campo, de la pesca, la minería y la agricultura perjudicando a cientos de familias sudcalifornianas. 

Víctor Castro el candidato que “si trae cambio” promete empleos, pero no dice nada de la falta de apoyo a las micro empresas en tiempos de pandemia y de una profunda crisis económica en la que el gobierno federal ha referido invertir en obras como el Tren Maya o el inservible Aeropuerto, pero ha Baja California Sur lo amenaza con dejar sin empleos con un posible cierre de la mina El Boleo de Santa Rosalía. Y ni qué decir del turismo, principal fuente de empleo y de ingresos al estado, del que Víctor Castro piensa que es un mito en BCS. De la salud ni hablamos, nunca le ha importado el buen funcionamiento del sistema de salud, no dijo nada cuando desapareció el Seguro Popular, guardó silencio cómplice ante la falta de medicamentos y tratamientos en el ISSSTE y en el IMSS. Por supuesto, ni una sola palabra ante la pésima estrategia para enfrentar el coronavirus ni la falta de vacunas.  

VÍCTOR CASTRO ha perdido el debate ciudadano; entre más pasa el tiempo la gente lo conoce mejor. Profesor grillero, prófugo del gis, traicionero con los suyos al vender la corriente democrática del movimiento político sindical por un puesto de gobierno. Alcalde gris y diputado federal sin méritos, un luchador social que solo ha visto por sus más cercanos colaboradores, un populista que utiliza la palabra pueblo para vivir como burgués. Un político que agita la bandera de la izquierda mientras sabe cobrar con la derecha. 

Hoy por hoy, Víctor Castro ha perdido el debate del micrófono y poco a poco va perdiendo el debate ciudadano con una campaña que va en franco declive y ni para qué hacer bulla si la derrota es suya.  Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo… 

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com 

Dirección General

Administrador