La Paz, Baja California Sur. Varios mexicanos han optado por color lo que se ha denominado diablito para alterar el medidor de energía eléctrica, ya sea porque no tienen como pagar el recibo o porque en sus hogares no llega la energía.

Sin embargo, esos actos son considerados un delito federal, además, puede poner en riesgo la vida de los habitantes de la vivienda. La CFE exhorta a las personas a evitar obtener la luz de manera fraudulenta o alterar de cualquier forma los medidores.

La práctica del “diablito” suele ser realizada con elementos inflamables y cualquier chispa producir un cortocircuito o un incendio. También se pueden dar modificaciones en el voltaje que afecta a los aparatos electrónicos del hogar.

Por su parte, el Código Penal Federal señala en su artículo 254, fracción IX, que “Al que sin derecho realice cualquier sustracción o alteración de equipos o instalaciones del servicio público de energía eléctrica.