La Paz, Baja California Sur.- Con la nueva proclamada “Ley Minera” el litio se volvió un tema de conversación en los últimos días, Aquí te explicamos lo que necesitas saber.

El litio se ha convertido en un mineral altamente codiciado ante la demanda de varios de productos; actualmente, Australia es el mayor productor de litio con el 46.4 % del mercado en 2020, de acuerdo con Financial Times .

China es el mayor refinador de litio del mundo y controla alrededor del 80% del mercado, según un estudio de 2020 de BloombergNEF.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) envió una iniciativa en materia de Ley Minera, que se entregó en la Cámara de Diputados, para nacionalizar el litio.

¿Qué es el litio?

Es un metal que se encuentra, principalmente, en salmueras naturales, pozos petrolíferos, agua de mar y campos geotermales, de acuerdo con la Real Sociedad de Química de Reino Unido (RSC, por sus siglas en inglés).

El litio se deriva de la palabra griega LITHOS, que significa piedra; es un elemento metálico, blanco-plateado, y químicamente reactivo; es el más ligero en peso de todos los metales y de bajo punto de fusión, citó la Secretaria de Economía (SE) en 2016. Se encuentra presente en una amplia gama de minerales (aproximadamente 145 especies mineralógicas).

En dónde está presente el litio

El litio se encuentra presente tanto en pegmatitas, como en salmueras, pozos petrolíferos, campos geotérmicos, arcillas e, incluso, en los océanos. En la actualidad, solo dos procesos de obtención han demostrado ser económicamente factibles: salmueras y pegmatitas.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, nuestro país no cuenta con ningún yacimiento de litio en explotación; sin embargo, en los estados de Baja California, San Luis Potosí-Zacatecas y Sonora se encuentran en etapa de exploración tres yacimientos que contienen este mineral.

Para qué sirve el litio

Su aplicación más común, según la RSC, es en la fabricación de baterías para celulares, computadoras portátiles, cámaras digitales y vehículos eléctricos.

El principal uso del litio en México y en el mundo es en la manufactura de baterías, con el 39%; cerámica y vidrio, el 30%; grasas lubricantes, 8%; polvos fundentes de fundición en continuo y producción de polímeros, 5%; tratamiento del aire, 3%; y otros usos, el 10%.

Las baterías de litio no recargables se han usado ampliamente en relojes, microcomputadoras, cámaras, juegos y aparatos electrónicos. Otra gran aplicación es en la industria militar, puesto que el uso de baterías de oxihalide de litio, fueron seleccionadas para el uso en misiles de defensa aéreas y otros programas de los Estados Unidos.

Este tipo de baterías presenta varias ventajas, entre otras, su durabilidad, gran capacidad de potencia disponible y seguridad de almacenamiento.

Para más información: